Actualidad

El sector de la gestión del dinero en efectivo critica la alarma «innecesaria y perjudicial» contra su uso

La Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad (Aproser), que agrupa a la práctica totalidad de las compañías de gestión de efectivo del país, ha criticado la alarma «innecesaria y perjudicial» generada contra el uso de los billetes, por difundirse, erróneamente, que aumenta el riesgo de contagio del coronavirus.

Sin embargo, el Banco Central Europeo (BCE) ya ha descartado que este nuevo virus se propague por los billetes, una declaración a la que también se ha unido el Banco de España, que ha llamado a utilizar el efectivo con normalidad.

También la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha desmentido que el dinero en efectivo, y en concreto los billetes, transmitan el coronavirus. De hecho, su portavoz, Fadela Chaib, ha tenido que negar que su organización haya dicho que las personas deban tener cuidado con el efectivo para contener la propagación del coronavirus.

Por todo ello, la patronal de las compañías privadas de servicios de seguridad cree que esta «falsa alarma» puede perjudicar la distribución de productos de primera necesidad, y muy especialmente, impedir el trabajo de los voluntarios que colaboran con personas que por su situación personal no pueden desplazarse para la compra de alimentos o medicamentos.

El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, enunció el desplazamiento a entidades financieras para sacar dinero de un cajero como una de las excepciones a la prohibición de circulación de las personas incluido en el actual estado de alarma del país, junto con otras actividades de primera necesidad como ir a adquirir alimentos o fármacos o la visitar de hospitales y el cuidado de personas con discapacidad.

Un reciente estudio preliminar recogido por Aproser indica que el nuevo coronavirus puede sobrevivir en cartón durante un día completo y en acero y plástico hasta tres días, por lo que no existe un riesgo mayor por el uso de dinero en efectivo. Además, los virus infecciosos pueden vivir en superficies como el metal, papel y plástico durante horas o días.

Fuente: Expansión