Actualidad

Los autobuses de Barcelona tendrán vigilantes privados para prevenir hurtos y controlar las medidas anti Covid

Estarán de forma selectiva en algunas líneas para evitar robos y actos incívicos

Con la intención de mejorar la seguridad en los trayectos de autobús, Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) dará más visibilidad a vigilantes uniformados a bordo de algunos vehículos, que actuarán selectivamente y de manera planificada en las líneas, zonas y franjas horarias en que sea más eficaz la prevención de hechos delictivos, como los hurtos, y de actos de incivismo. También velarán por el cumplimiento de las normas de prevención de contagios de Covid-19, como la obligación de llevar bien puesta la mascarilla.

Este servicio será permanente, según TMB, tras la nueva adjudicación, por dos años, con la empresa Securitas que extendió la vigilancia de zonas fijas, como estaciones o las cocheras, a estos vehículos. El Centro de Control de Seguridad de Bus de TMB coordina la seguridad de las instalaciones, los sistemas de videovigilancia, las operativas de servicio, los planes de contingencia y de autoprotección, así como las alarmas industriales críticas de los cuatro depósitos de vehículos donde tienen su base los 1.167 coches de la flota y los vehículos auxiliares. Además, los vigilantes trabajarán con los Mossos y policías locales para prevenir delitos en el transporte público.

TMB recuerda que desde julio tienen como prueba piloto la videovigilancia en autobuses con un sistema de cámaras y videograbadores en 24 vehículos del centro operativo de negocio de Ponent, situado en Hospitalet, que dan servicio a líneas del sector Llobregat. Con la videovigilancia se previenen actos delictivos e incívicos, según la empresa, además de facilitar la investigación de denuncias. En cada vehículo se han instalado tres o cuatro cámaras, según el modelo, que registran constantemente el interior del compartimento de pasaje. La presencia de videovigilancia está señalizada en el interior de los vehículos, tal como establece la legislación de protección de datos.

 

FUENTE: EL MUNDO