Actualidad

Los vigilantes de seguridad del Centro Comercial Gran Plaza 2 cubren las necesidades de alimentación e higiene de las personas encerradas en sus instalaciones

«Llevo sin ver a mis hijos desde el viernes, nos dejaron aquí encerrados». Estefanía Aguado es una de las trabajadoras del centro comercial Plaza Norte 2, en Majadahonda, donde alrededor de un centenar de personas, entre trabajadores y usuarios, se quedaron atrapados desde la tarde del viernes hasta el mediodía del domingo por los efectos de la nevada.

Bajo este escenario, los vigilantes de seguridad del centro comercial fueron quienes se encargaron de salvaguardar las necesidades básicas de higiene y alimentación de los presentes. Gracias a su colaboración, los usuarios y trabajadores del Centro Comercial Gran Plaza 2 pudieron sobrellevar de la mejor manera posible una situación bastante angustiosa de por sí.

Cristina Santos, otra empleada, detalla esta situación «Estoy embarazada y soy una de las trabajadoras atrapadas. Dormimos en cartones en el suelo. Gracias a Dios el personal de seguridad nos cuida y los restaurantes nos dan comida».

Experiencias como estas ponen en relieve la importancia de la seguridad privada para la ciudadanía, un sector formado por profesionales siempre comprometidos a defender la seguridad de los integrantes de la sociedad.

Fuente: elmundo.es