Actualidad

Consejo Económico y Social de la Unión Europea (CESE): «Es crucial preservar el efectivo y garantizar la aceptación del mismo»

Dictamen del Consejo Económico y Social de la UE sobre Estrategia de Pagos Minoristas

El Consejo Económico y Social de la Unión Europea (CESE), aprobó, en su plenario de los días 23 y 24 de marzo, un dictamen sobre Estrategia de Pagos Minoristas, cuyo ponente fue el español Antonio Garcia del Riego, en el que asegura que “es crucial preservar el acceso al efectivo y garantizar la aceptación del mismo”.

A pesar de que muchos hablan de una explosión de los pagos digitales en el mundo que “la pandemia de la COVID ha acelerado”, la institución comunitaria de asesoramiento y recomendación a las grandes instituciones europeas confirma que “el efectivo sigue siendo el medio de pago preferido de los consumidores en sus puntos de venta y en las transacciones minoristas entre particulares”.

Además, para el CESE, el dinero en efectivo es de “una enorme importancia para la inclusión social y el acceso a los servicios básicos”. Una afirmación que se une a las conclusiones del Consejo de la Unión Europea celebrado el pasado 22 de marzo que explícitamente reconoce igualmente que, en la mayoría de los Estados miembros, el efectivo sigue siendo importante en los pagos minoristas, en particular para determinados segmentos de la población.

El dictamen del CESE pide igualmente que se “armonice la aceptación del efectivo a escala de la UE ya que actualmente difiere considerablemente de un país a otro”. Y en este sentido propone que se legisle para asegurar el derecho de acceso en condiciones justas, razonables y no discriminatorias a las tecnologías de infraestructura que se consideren necesarias para apoyar la prestación de servicios de pago.

Como señala este dictamen, una de las consecuencias de la crisis de COVID-19 ha sido que muchos minoristas han decidido (temporalmente) no aceptar efectivo. Y continúa afirmando que, como indica la Comisión, el efectivo es moneda de curso legal garantizado por los Tratados y que la evolución en el uso del efectivo debería estar impulsada por la demanda. Afirma igualmente que las reglas sobre la aceptación de efectivo son diferentes de un país a otro y, por tanto, que es necesaria una armonización a nivel de la UE.

El CESE sostiene, a su vez, que para la sociedad es fundamental preservar el acceso al efectivo y garantizar su aceptación, igual que a los medios de pago digitales, ya que los consumidores deben tener la opción de elegir. Por otra parte, el efectivo tiene una importancia crucial para la inclusión social y el acceso a los servicios básicos.

Finalmente, el CESE considera prematura cualquier acción legislativa en el ámbito de los instrumentos de pago, ya que piensa que es preferible dejar que los agentes del mercado desarrollen productos adecuados para los clientes.